Mundo cristiano católico
Martes, 24-Oct-2017, 12:26 PM
Saludos Visitante | RSS
 
Inicio Catálogo de archivosRegístrese aquíEntrar
REGÍSTRATE: Entra
Buscar contenido
Menú del sitio
ETIQUETAS
IGLESIA católica Católicos universales JESUS Jesucristo reflexiones y preguntas claves Amor apariciones y fiestas marianas Jesús Dios oración santísima Virgen María santo rosario sectas y herejías Testimonio alegría María DISCÍPULOS cena del Señor CRISTIANOS Triduo Pascual Semana Santa testimonio de vida Dios es amor Gloria Polo reflexiones testimonios recientes de conversión Ejemplos de vida cristiana beata madre Mª Inés camino de santidad Cismas y herejías Amor a Jesús Oraciones y novenas misioneros Divina Misericordia Virgen María oraciones católicas cantantes católicos verdades de fé católica Video dogma de fé vídeos alabanzas himnos y cantos Amor cristiano testimonios recientes de conversión testimonio cristiano actualidad cristiana prédicas católicas María Virgen santos incorruptos sacerdotes de Jesucristo Reflexiones preguntas claves dogmas y verdades de fé oraciones y novenas en vídeo Vidas ejemplares y de santos Oraciones camino a los altares Testimonios cristianos movimientos de la Iglesia Católica misioneros amor cristiano misioneros combonianos videos y peliculas cristianas vidas de santos Mensajes positivos Apariciones y mensajes de la Virgen Medjugorje Crecimiento espiritual mensajes pos Garabandal (Spain) reflexiones y preguntas clave Espiritu Santo dones del Espíritu Santo Eucaristía tiempos litúrgicos Crecimiento espiritual mensajes pos adviento BIBLIA CATÓLICA santos y ejemplos de vida cristiana Papa Francisco actualidad católica Crecimiento espiritual mensajes pos IGLESIA católica. Jesús biblia Crecimiento espiritual mensajes pos Apariciones marianas Crecimiento espiritual mensajes pos Crecimiento espiritual mensajes pos exorcismo preguntas clave Crecimiento espiritual Santos Videos y películas cristianas MÁRTIRES canciones católicas SACRAMENTOS Y SACRAMENTALES sacramento del perdón Noticias cristianas noticias católicas Cristo Rey cristo videos
Hora en ESPAÑA
Inicio » Archivos » Preguntas clave

¿QUÉ ES LO QUE LA IGLESIA CATÓLICA ENSEÑA SOBRE LA SALVACION?
02-Ago-2013, 2:53 AM

Lo que verdaderamente enseña la Iglesia Católica sobre la salvación.
EL JUSTO POR LA FÉ VIVIRA?

Para poder abrir la puerta de la gracia es necesaria la fe.

El CATECISMO de la IGLESIA CATÓLICA en su nº 183 dice:

"La fe es necesaria para la salvación.
El Señor mismo lo afirma:
"El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará" (Mc 16,16).

Pero no malinterpretemos la palabra FE.

La fé es la gracia que Dios nos da, el favor que nos hace para responder a su llamada para ser partícipes de la vida eterna.
No merecíamos este favor, pero Dios mandó a su Hijo Jesucristo para salvarnos, pero si no tenemos la gracia de Dios caemos en pecado.
Si creemos en Jesús creeremos en los sacramentos que EL instituyó y en la doctrina que nos enseñó.Así que nuestra justificación es obra de la gracia de Dios.
Todos nos hemos corrompido por el pecado.

DEL CATECICSMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
1996: Nuestra justificación es obra de la gracia de Dios.
La gracia es el favor, el auxilio gratuito que Dios nos da para responder a su llamada: llegar a ser hijos de Dios (cf Jn 1, 12-18), hijos adoptivos (cf Rm 8, 14-17), partícipes de la naturaleza divina (cf 2 P 1, 3-4), de la vida eterna (cf Jn 17, 3).

1997: La gracia es una participación en la vida de Dios. Nos introduce en la intimidad de la vida trinitaria: por el Bautismo el cristiano participa de la gracia de Cristo, Cabeza de su Cuerpo.
Como "hijo adoptivo” puede ahora llamar "Padre” a Dios, en unión con el Hijo único. Recibe la vida del Espíritu que le infunde la caridad y que forma la Iglesia.

1998 Esta vocación a la vida eterna es sobrenatural. Depende enteramente de la iniciativa gratuita de Dios, porque sólo Él puede revelarse y darse a sí mismo. Sobrepasa las capacidades de la inteligencia y las fuerzas de la voluntad humana, como las de toda creatura (cf 1 Co 2, 7-9)

1999 La gracia de Cristo es el don gratuito que Dios nos hace de su vida infundida por el Espíritu Santo en nuestra alma para sanarla del pecado y santificarla: es la gracia santificante o divinizadora, recibida en el Bautismo.
Es en nosotros la fuente de la obra de santificación (cf Jn 4, 14; 7, 38-39):«Por tanto, el que está en Cristo es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo.
Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo» (2 Co 5, 17-18).

2000 La gracia santificante es un don habitual, una disposición estable y sobrenatural que perfecciona al alma para hacerla capaz de vivir con Dios, de obrar por su amor. Se debe distinguir entre la gracia habitual, disposición permanente para vivir y obrar según la vocación divina, y las gracias actuales, que designan las intervenciones divinas que están en el origen de la conversión o en el curso de la obra de la santificación.

2001 La preparación del hombre para acoger la gracia es ya una obra de la gracia. Esta es necesaria para suscitar y sostener nuestra colaboración a la justificación mediante la fe y a la santificación mediante la caridad.
Dios completa en nosotros lo que Él mismo comenzó, "porque él, por su acción, comienza haciendo que nosotros queramos; y termina cooperando con nuestra voluntad ya convertida” (San Agustín, De gratia et libero arbitrio, 17, 33):«Ciertamente nosotros trabajamos también, pero no hacemos más que trabajar con Dios que trabaja.

Porque su misericordia se nos adelantó para que fuésemos curados; nos sigue todavía para que, una vez sanados, seamos vivificados; se nos adelanta para que seamos llamados, nos sigue para que seamos glorificados; se nos adelanta para que vivamos según la piedad, nos sigue para que vivamos por siempre con Dios, pues sin él no podemos hacer nada» (San Agustín, De natura et gratia, 31, 35).2002 La libre iniciativa de Dios exige la respuesta libre del hombre, porque Dios creó al hombre a su imagen concediéndole, con la libertad, el poder de conocerle y amarle.

El alma sólo libremente entra en la comunión del amor. Dios toca inmediatamente y mueve directamente el corazón del hombre. Puso en el hombre una aspiración a la verdad y al bien que sólo Él puede colmar. Las promesas de la "vida eterna” responden, por encima de toda esperanza, a esta aspiración:


«Si tú descansaste el día séptimo, al término de todas tus obras muy buenas, fue para decirnos por la voz de tu libro que al término de nuestras obras, "que son muy buenas” por el hecho de que eres tú quien nos las ha dado, también nosotros en el sábado de la vida eterna descansaremos en ti» (San Agustín, Confessiones, 13, 36, 51).

2003 La gracia es, ante todo y principalmente, el don del Espíritu que nos justifica y nos santifica. Pero la gracia comprende también los dones que el Espíritu Santo nos concede para asociarnos a su obra, para hacernos capaces de colaborar en la salvación de los otros y en el crecimiento del Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia.

Estas son las gracias sacramentales, dones propios de los distintos sacramentos. Son además las gracias especiales, llamadas también carismas, según el término griego empleado por san Pablo, y que significa favor, don gratuito, beneficio (cf LG 12).

Cualquiera que sea su carácter, a veces extraordinario, como el don de milagros o de lenguas, los carismas están ordenados a la gracia santificante y tienen por fin el bien común de la Iglesia. Están al servicio de la caridad, que edifica la Iglesia (cf 1 Co 12).



Frente a Dios el mérito del hombre no tiene valor ni medida, pero Dios libremente  ha querido asociarnos a la obra de Su Gracia.

Simplemente nos pide Amor y el amor que le tengamos a Dios hace que hagamos o no actos meritorios ante Dios, los meritos de las obras buenas deben atribuirse a la gracia de Dios y a la decision que tomemos con nuestro libre albedrío, con el que Dios nos dotó.


Dios nunca nos obligará a amarle y a actuar de acuerdo a este amor que le tenemos.Así que sí importan nuestras obras puesto que son obra de la gracia de Dios por Su parte gratuita y de nuestra voluntad aceptando la Suya doblegando nuestro libre albedrío y aceptando Su Ley: no cometiendo pecado.Pero si alguno cayera en desgracia es decir cayera en pecado tenemos a Cristo que sigue entre nosotros perdonandonos si arrepentidos acudimos a El mediante el sacramento del perdón y por medio también de los sacerdotes, únicos representantes ungidos por Dios que puede perdonar pecados no en su nombre de sacerdote, sino en nombre de
Jesucristo que asignó ese poder para siempre:

"A quienes perdonéis los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengáis los pecados, éstos les son retenidos". (Juan 20: 23)


Categoría: Preguntas clave | Agregado por: Trinidad | Etiquetas: reflexiones, preguntas clave, Crecimiento espiritual mensajes pos, IGLESIA católica
Visitas: 1013 | Descargas: 0 | Comentarios: 1 | Valoración: 5.0/3
Total de comentarios: 1
+1   Spam
1 Manu   (02-Ago-2013 3:07 AM)
Cristo nos salvó pero aún quedan quienes no quieren aceptarlo. La salvación ha sido alcanzada para nosotros por El pero bien dice san Agustin al afirmar sobre nuestra libertad de creer o no:

·QUIEN NOS CREÓ SIN NUESTRA INTERVENCIÓN NO NOS SALVARÁ SIN ELLA"


Podemos merecer la Vida por gracia de Dios que así lo quiso, pero si  no creemos primero y si no amamos y por amor a Dios actuamos de acuerdo a Su Ley,  no entraremos en la Vida.

Mil gracias Trinidad por tu esmerado post.


Solamente los usuarios registrados pueden agregar comentarios.
[ Regístrese aquí | Entrar ]
BUSCA TU IDIOMA
COMPÁRTELO EN
Mini-Chat
500
VISITANTES
Total en línea: 1
Visitantes: 1
Usuarios: 0
PAPA FRANCISCO
JUBILEO BULA PAPAL
Derecho Canónico
EXHORTACIÓN PAPA
subir imagen
BIBLIA CATÓLICA
CATECISMO CATÓLICO
Encuestas
Estimen el sitio

Total de respuestas: 59
Música
Añadir a favoritos
Copyright MyCorp © 2017